Igualdad = Patraña barata

«A Yes vote will say to our children – of whom roughly one in ten is gay – you are Irish and regardless of the colour of your eyes, the shape of your face or the love in your heart – you are as “normal” and as extraordinary as every child of this Republic» — Donal O’Keeffe.

No me enorgullezco de ello pero no soy de las personas que todos los días ve las noticias de otros países para ver cómo está el mundo, principalmente porque ya lo intenté una vez y las ganas de trabajar con las que me levantaba se iban desvaneciendo a cada línea que leía. Es por ello que mi sorpresa ha sido un poco grande cuando me he topado con un blog (estupendo hay que decirlo, abajo os colocaré la dirección por si queréis echarle un vistazo [eso sí, está en inglés, tenedlo en cuenta]) en el que reivindican que hay que votar Sí a un referéndum que se realizará el 22 de mayo en Irlanda. ¿Sobre qué? El matrimonio homosexual.

Estoy al tanto de que en ese tema y en muchos otros, como puede ser el tema de los transexuales, la sociedad está bastante estancada, y es algo que no logro entender. Tengo la suerte de tener en mi familia a un miembro homosexual y a otro al que le interesan mucho estos temas y se encuentra al tanto de todas las noticias sobre ello. Entre otras cosas es por eso por lo que tampoco me hace falta saberlo absolutamente todo del tema, pero sirve para que pueda escribir esta entrada con la seguridad de que, lo que voy a decir, es la verdad y nada más que la verdad, aunque a muchos les pese.

En la actualidad, al menos aquí en España, mucha gente piensa que tenemos superada la fase de homofobia cuando no es ni por asomos así. Estoy segura de que todo el mundo conoce a una persona homosexual, o casi todo el mundo, y también a otra persona que alguna vez en su vida ha hecho algún comentario respectivo hacia ellos. Y me estoy refiriendo al ahora, no a hace treinta años, que por otra parte treinta años no es mucho tiempo en absoluto.

Hasta hace muy poco, los gais han tenido que permanecer escondidos gracias a la sociedad que tenemos por miedo. Pero no solo miedo al maltrato físico o psicológico. Miedo a ser despedidos, a que no quieran servirles en una cafetería, a que todo el mundo piense que el VIH es exclusivamente suyo y que todos y cada uno de los homosexuales está afectado de esa enfermedad. Es más, aún hay gente que piensa que el Sida se encuentra solo en ellos y ni siquiera sabe cómo se contagia, y esto, señores míos, es una pena. A veces me da realmente vergüenza pertenecer a una sociedad que piensa de esa forma.

Hemos retrocedido miles de años. Parece que en vez de evolucionar nos dedicamos a ir hacia atrás, igual que los cangrejos. En la antigua Grecia, las relaciones homosexuales eran de lo más normal. No digo que estuviesen bien vistas en algunos casos, pero ocurrían, siempre han ocurrido. Señores, ser gay no es una enfermedad. Ni se contagia, ni es mortal, ni maligna. ¿Acaso un hombre o una mujer que sea homosexual tiene alguna diferencia con otra heterosexual en todos los demás ámbitos de su vida no referidos a la sexualidad? ¿Tienen poderes especiales que les hace peligrosos? ¿Son caníbales? Porque hasta ahora yo no he visto a mi familiar volverse verde y atacar la ciudad hasta saciar su sed de venganza.

Por ello no entiendo por qué, tanto en Irlanda el día 22 como pasó aquí en España hace unos años, hay que legalizar el matrimonio homosexual. Tranquilos, me voy a explicar, no me saltéis cual fieras salvajes. ¿Por qué hay que legalizar el matrimonio homosexual si jamás se cuestionó el hecho de que un hombre y una mujer pudiesen contraer matrimonio? Piden igualdad para todos y dicen que reconocer ese matrimonio será igualitario cuando lo que se tendría que hacer es quitar todas esas leyes absurdas de prohibiciones que llevan años atormentando a esta sociedad.

Algo parecido pasa con el tema de las mujeres. ¿Por qué en muchísimos casos el sueldo de la mujer tiene que ser menor al del hombre? ¿Acaso no nos esforzamos en la misma medida que ellos? ¿Somos el «sexo débil»? Hay miles de leyes que degradan a las personas simplemente por no ser el ideal perfecto de la sociedad, que hasta hace bien poquito era ser hombre, casarte con una mujer que se mantuviese en casa limpiando y cuidando de los niños, tener una mansión y un coche de lujo con el que fardar en el trabajo y ser el jefe de miles de personas, incluso, de tener sirvientes en tu casa pagando un salario miserable por el único hecho de ser gente de color y pensar, y esto es así, que eres mejor que esa persona.

¿En qué momento se dijo que un hombre blanco es el jefe del cotarro? Para los creyentes, ¿acaso Dios, Jesús o cualquiera de sus mandados dijo que teníais que denigrar a la gente de color solo por haber nacido así? ¿A los gais por tener una orientación sexual, supuestamente, «fuera de la normal»? ¿A cualquier persona que no pensase que vuestra doctrina era la ideal y la única? Sabéis tan bien como yo que Jesús predicaba el perdón, el bien, la paz y el amor, y por ello es honrado, recordado y venerado.

Los homosexuales no son enfermos, las personas de color no son inferiores a ninguna otra y las mujeres no somos el sexo débil. Pero claro, esto son solo palabras y la verdadera realidad es que la sociedad sigue tan podrida por dentro como hace cincuenta años.

El referéndum no debería pedir la igualdad en el matrimonio para los homosexuales, debería pedir la igualdad completa y total para todas las personas que viven en este mundo, sin excepciones.

Por ello, para mí, la igualdad se ha convertido en una patraña barata.


Artículo sobre el Referendum y blog “140 characters is usually enough”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s