Kiss me before flight [1, 2, 3]

 

¡Buenos días/tardes/noches a todos! Esta vez no os traigo unos comentarios como los anteriores. En esta ocasión, os presento una colaboración con la autora Bárbara Lorenzo en la que iré haciendo comentarios de la historia que está publicando en su blog, http://barbaralorenzo.es/, por capítulos sueltos.

Siendo así, yo iré subiendo entradas en una serie a la que titularé igual que esta gran historia, Kiss me before flight, seguida por los números de los capítulos que se comentan en el post. ¿Por qué así? Muy sencillo. Porque no suelo comentar cada frase de un capítulo, si no acontecimientos concretos, lo que quiere decir que puede que de algún capítulo tenga poco que comentar y no voy a subir una entrada en el blog solo para tres líneas en las que dos son una cita.

No os puedo poner sinopsis porque no es una novela terminada, sólo puedo contaros lo que sé hasta ahora (leídos tres capítulos): Megan, hija de un piloto que dirige la Escuela Miramar y hermana de tres chicos, vuelve todos los veranos por vacaciones a la casa familiar. La madre de esta murió cuando apenas había cumplido los cinco años, por lo que su padre se tuvo que encargar de los cuatro vástagos de ambos por sí solo. Cuando llega a la Escuela Miramar de aviación, de la que su padre es director, Megan conoce a Kevin, un chico de ojos verdes que la deja sin aliento pero demasiado seguro de sí mismo como para dudar de que la chica no caiga en sus redes.

Sin más dilación, ¡comencemos!


ATENCIÓN: CONTIENE SPOILERS DE LA HISTORIA. Si queréis leerla, primero mirad los capítlos pinchando sobre el nombre de cada uno y luego volvéis por aquí.

 

CAPÍTULO 1: Vuelta a casa 

«Dejó su maleta junto a un banco en la entrada del edificio, nadie se atrevería a robarle nada.»

Cómo se nota que no está en España. De ser así la maleta llevaría candado y caja fuerte incorporada. O mejor y más fácil: no la habría dejado ni de coña en la calle porque no hubiese tardado ni quince minutos en desaparecer sin dejar rastro.

 

«—¡Eh! Air Shark, ¿qué pasó al final con aquella bailarina del Sunset? ¿Conseguiste engañarla?

—Ja, ja. —Rió Kevin con falsedad—. Espera que me ría que no quiero atragantarme —ironizó dando vueltas a su puré de patata en la bandeja—. A mí no me hace falta engañar a nadie para llevármela a la cama, Bloody Dog. No todos somos como tú.»

Vale, tengo que decir dos cosas o reviento. La primera: ¿Air Shark y Bloody Dog? Confirmado, son yanquis. La segunda: recalco lo que he dicho en la pseudo sinopsis, este tío es un chulo de playa que se lo tiene creído con las tías. Me voy a reír más… Lo presiento.

 

«—¿Con discreción te refieres a la forma de levantarme a la chica que tuviste el sábado? —preguntó con sarcasmo Bob. Kevin rio al recordar a lo que se refería su compañero—. Tío, no sabes lo que trabajé para que me escuchase.»

JAJAJAJAJA Eso ha sido lo que se llama un ZAS en toda la boca.

 


 

CAPITULO 2: Invertido 

«Debía reconocer que caminar ante la mirada de tantos chicos le ponía algo nerviosa, sobre todo cuando imaginaba que tropezaba con algo y caía de bruces al suelo. Aquella imagen de ella sobre las baldosas del comedor hacía que le temblasen las piernas.»

Qué fuerte, esta mujer es como yo en ese sentido jajaja Yo hago exactamente eso inconscientemente. Cuando estoy en público y noto que soy el centro de atención me imagino dándome el hostión del siglo. No es agradable, pero te mantiene alerta.

 

« Kevin, mucho más valiente que el resto e intrigado con la chica, mantuvo la vista fija cuando pasaron por su lado buscando una mesa libre al fondo de la cantina.

—¿Usted no tiene vuelo en veinte minutos? —preguntó con rudeza McCain haciendo que algunos de los chicos que acompañaban a Kevin mirasen para otro lado.

—Sí —respondió él sin amedrentarse—. Estoy terminando de comer. No querrá que desfallezca.

—No le veo comer —reprochó McCain señalando la bandeja—. Así que hágalo y salga de aquí ya.»

Buah chaval, ¿no has ni empezado y ya tienes tensiones con tu único suegro? Qué mal te quiereeees… Te veo pelando patatas hasta el día del juicio final, ojos bonitos.

 

«—¿Tú eres el piloto que ha hecho el invertido? —le preguntó Megan antes de que Kevin pudieses decir nada.»

Y, por si alguien tenía curiosidad o no pillaba por qué tenía el capítulo ese nombre —que es justo lo que me ha pasado a mí—, he ahí la respuesta. Invertido era por el giro aviario, no por otra cosa.

 

« —Tampoco salgo con cadetes —dijo ella sonriendo con soberbia.

—¿Si descubro tu nombre saldrás conmigo? —A Megan, sin quererlo, se le escapó otra sonrisa. Ese juego iba a resultar de lo más divertido—. Has sonreído. ¿Eso es un sí?

—Puede… —confesó coqueta—. Pero sólo porque sé que no lo descubrirás.»

Esta luego se quejará, pero bien que le va la marcha también, la madre que la trajo. ¿Pero no había por ahí un tal Ted? ¿Ya estás liándola y solo vas por el capítulo dos, Megan?

 

«—Megan, ¿nos vamos? —preguntó manteniendo la distancia, interrumpiendo la conversación. Ella cerró los ojos e hizo un gesto de fastidio arrugando la nariz. A Kevin, que sonrió de oreja a oreja por la metedura de pata, esa mueca le resultó encantadora.»

Creo que yo he puesto justo la misma cara de Megan cuando ha escuchado eso jajajajaja

 


 

 

CAPÍTULO 3: El anillo

«—¿Qué piensas hacer ahora, Meg? —le preguntó Brad soltando el vaso sobre la mesa tras beber.

—Voy a diseñar los bikinis con Kelly. —Aquella loca idea que empezaron a fraguar hacía dos veranos la había llevado a estudiar diseño en Los Ángeles.

—¿En serio seguís con eso? —preguntó su padre sorprendido. Megan siempre había sido muy inconstante para ciertas cosas.»

Por ahora, creo que Meg es una niña mimada que hace siempre lo que quiere y lo consigue sea como sea. Posiblemente me equivoque porque acabo de empezar prácticamente la historia y seguro que debe tener bastante más escondido detrás. Tengo muchas esperanzas puestas en su personaje, a ver si me sorprende para bien.

 

« —Ayer estuve en la playa con Ted —le dijo Jess a su hermana antes de morder la hamburguesa. Megan no pudo evitar que su cuerpo se tensara al escuchar ese nombre, pero intentó disimularlo.

—¿Y…? —Ella fingió no tener interés.

—Te echa de menos. —El corazón de Megan de repente se había subido a su garganta y latía allí con fuerza. Tuvo que beber un largo trajo de su bebida, como si con eso consiguiese devolverlo a su sitio y calmarlo—. Estará esta noche en el Sunset. Si te apetece nos pasamos luego.»

¡¡Sí!! ¡¡Por favor, id, que habrá salseo!! Sobre todo porque recuerdo que en el capítulo uno Kevin dijo que irían esa noche. ¡Quiero salseo!

 

«—Ese tío se sube al avión y se vuelve loco. No tiene miedo a nada—. Tom hizo una pausa para beber. Sus hermanos lo escuchaban atentos—. Por eso sacó un 14 sobre 14 en las pruebas de acceso.

Megan pestañeó rápido un par de veces incrédula. Pocas veces alguien conseguía una nota tan alta.»

Madre mía… Bárbara por favor, no me pongas a niños malos pero con buenas actitudes que me pueden jajaja. Son mi debilidad, no lo puedo evitar. Eso y los adonis griegos… Ofú… Ya solo falta que me digas que Kevin es moreno y me enamora por completo.

 

«—¿Y esa mujer tan guapa? —preguntó Brad, entusiasmado con la idea de que su padre por fin pudiese tener interés en algo más que el trabajo.

—Trabaja en mi banco —respondió McCain cortando un trozo de carne—. La conozco hace poco así que no hay mucho más que contar.»

Uy el papa ligandoooo. Esto se pone cada vez más interesante. La rubia esa va a caer, esa cae.

 

«Se había comportado con ella como un idiota no aceptando mantener su relación en la distancia. Cualquier otro chico que la hubiese dejado con ese alegato habría tenido serias consecuencias además de estar vetado para volver a acercarse a ella, pero Ted era uno de los mejores amigos de Jess, así que tras unos meses consiguió que lo perdonase.»

Últimamente me he aficionado a llamar tontas a las protagonistas que me voy encontrando. Al final será una de las palabras más escritas en el blog, pero es que se me llena la boca cuando digo: ¡Verás como la tonta vuelve a caer otra vez! No falla eh, fijo que el Ted este jode algo entre ella y Kevin, es que lo estoy viendo de venir.

 

«[…] Megan descubrió a Kevin en compañía de otros chicos de la academia. Para sorpresa de ella, su corazón volvió a acelerarse, cosa que le molestó. ¿Por qué se ponía nerviosa por ver en la distancia a un desconocido?»

Pfffff… Por el amor del cielo, no me hagas reír. Encima se lo pregunta. Pues porque te estás enchochando, hija de mi vida, por eso.

 

«Kevin se acercó a la barra para hablar un rato con Stella. No pretendía terminar la noche en su casa como ya había pasado antes. Para ella, aquello que empezó como un juego estaba tomando un camino distinto y Kevin, consciente de la situación, no quería hacerle daño. La chica se había convertido más que en una amiga, en su confidente y no quería perderla.»

Y aquí está la otra futura porculera: Stella. Hostras… Se llama como el perro de Jay en Modern Family jajajajaja Pobrecita. Aunque tiene pinta de que voy a terminar odiándola.

Por cierto, Kevin: si quieres a una tía como confidente… ¡No te la tires y le des esperanzas, hostia!

 

«El chico seguía petrificado sin apartar los ojos de Megan, que de la mano de su hermano Brad se contoneaba al ritmo de la música. Lo hacía muy muy bien. Estaba algo diferente a por la mañana luciendo un crop top blanco con una falda del mismo color. Había recogido su larga melena en una coleta alta que dejaba su cuello al descubierto. Al llevarse de nuevo la botella a la boca para beber, Kevin pensó qué tacto tendría aquella zona de su cuerpo y se sintió tentado a rozarla con los labios.»

Estaba leyendo esto y la canción que suena de fondo, Radio Days de Fred Falke, ha dicho “Oh yeah, feels good” (“Oh sí, se siente bien”). ¡Señoría, no tengo más comentarios al respecto!

 

« —Está bien —dijo tras darle un trago a la cerveza, sonriendo con ironía—. Enterremos el hacha de guerra. Seamos amigos. ¿Qué te parece?

—No quiero ser tu amiga —respondió Megan rotunda cruzándose de brazos.»

Exacto, amiga no se puede llamar a alguien que te haría lo que ella quiere hacerle a Ojos bonitos. Se masca la tensión sexual supurando por todos los poros de sus cuerpecitos.

 

«—Ese anillo es de las pocas cosas que tengo de mi madre. Vamos, devuélvemelo. —Golpeó con el puño su pecho y pensó que era como hacerlo en una roca. Jamás había tocado un cuerpo tan duro.

—Si vienes mañana a buscarlo a la barbacoa de la playa te lo devolveré. Lo prometo. —Sin apartar los ojos de los de Megan, alzó la mano de la chica y besó la zona donde debía estar el anillo.

Sin más, Kevin se perdió entre la gente bajo la mirada confundida de ella.»

No niego que me ha dejado con la boca abierta —literalmente—, pero tío… Eso no se hace. Si fuera un anillo cualquiera bueno, pero esas cosas no se tocan macho. Que es recuerdo de una difunta, un poquito de respeto por favor. Aunque a quién queremos engañar, con eso se asegura de que vaya sí o sí. Bien jugado, Ojos bonitos.

 


 

 

Siento deciros que por ahora es todo lo que tengo para poder comentaros. Si queréis más, ya sabéis lo que debéis hacer: atosigar a Bárbara para que no ceje en su empeño de escribir más de esta historia. ¡Necesito el siguiente antes de que me dé un soponcio!

Anuncios

Un comentario en “Kiss me before flight [1, 2, 3]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s