El primero de un millón de besos

Pues aquí estamos de nuevo, con un libro de Bárbara Lorenzo y con muchas ganas de comenzar una nueva historia. Esta vez, tengo algo que decir hasta de la sinopsis, así que espero, estéis preparados. ¡Vamos allá!


DATOS DEL LIBRO:

  • Tapa blanda: 316 páginas
  • Título: El primero de un millón de besos
  • Autor: Bárbara Lorenzo
  • Género: Romántica
  • Editor: CreateSpace Independent Publishing Platform (10 de agosto de 2015)
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 1514302578
  • ISBN-13: 978-1514302576

Sinopsis: Vamos a ver una cosa… Bombero. O sea… Bombero. Es un bombero. Que ya sé que es un tópico y que lo mismo el tío tiene una barriga cervecera que le cae por los laterales del sofá donde se sienta a ver la tele, pero no es la sensación que me ha dado al leer la sinopsis. Me da a mí que Nachete me dará muuucho de qué hablar.


Cuentos del pasado: si nada más empezar me está contando una historia de que Nacho casi muere y ella estaba angustiosa… Empezamos bien. ¿No se iba a separar? Acaba de hacer que me decida. Por ahora, soy #TeamNacho.

«La puerta se abrió.

La estampa que encontré era desoladora. Mi madre estaba llorando, sentada en un banco del pasillo junto a la madre de Nacho. Al verme se abrazaron a mí fuerte; entre los nervios y la intensidad del abrazo, por un momento me quedé sin respiración. Su padre volaba desde Ginebra en el primer vuelo que encontró al saber la noticia, y el mío recorría el pasillo de arriba a abajo con paso rápido mostrando su evidente nerviosismo.»

Traducción: le cae bien a su familia, tanto como para preocuparse al nivel de si fuese un hijo. Me parece a mí que tu divorcio no va a llegar, amiga.

«“Vuelvo el sábado. Te quiero, Nachete”»

Anda mira, le ha puesto el apodo que yo he dicho antes jajajaja. Perfecto, así no me sentiré culpable por llamar cariñosamente al personaje de otra persona.

«Me marcho con la horrible sensación que me invade siempre que él a la mañana siguiente empieza su turno yo estoy fuera. Tardaría casi quince horas en llegar. Prefiero no pensarlo, es un miedo que jamás superaré.»

Es que es algo muy duro vivir con una persona que pone en riesgo su vida día sí y día también. No digo que otros trabajos no sean arriesgados, pero los tipo bombero, policía, militar… son los peores en ese sentido. Yo no sé si podría aguantar algo así, esa incertidumbre.

«Nuestra relación se asemeja a la de una pareja, a pesar de que Nacho es mi ex desde hace diez años. Es una situación bastante peculiar, porque no es mi exnovio como, sería lógico en una chica de treinta y dos. Nacho es mi exmarido.»

… Vamos a ver… Espera un segundo… Ex… Diez… ¡¿Qué!? Pero… ¿Ya están divorciados? ¡¡Qué narices acaba de pasar!!

Sigo impactada aún por lo de antes eh, intento asimilarlo para poder seguir y encajarlo todo.

Madre hippie: Yo veré a la madre a partir de ahora como Isabel, la Hierbas de Aquí no hay quien viva. Decidido.

El amigo sin nombre, el que la llama Viola: Nunca entenderé eso de besarse en los labios con amigos. Seré una antigua o todo lo que queráis, pero no lo entiendo, a mí me resultaría incómodo. No lo veo mal, ni mucho menos, pero no soy capaz.

Ah mira, se llama Coke, como el jardinero de La que se avecina. Bárbara, no veas, te estoy sacando referencias a lo mismo siempre jajajaja.

«Según él, continuamos casados, pero nos hemos inventado esta separación para poder acostarnos con quien queramos sin tener remordimientos después. Nunca se lo he dicho, pero en el fondo creo que tiene algo de razón.»

Pues claro que la tiene, más que un santo. No os gusta la juerga a vosotros ni na’.

«Yo no fumo, pero cuando estoy muy nerviosa lo hago, y he de decir que me relaja.»

Otra cosa que no entenderé en la vida. No fumas, pero lo haces para relajarte. No lo entiendo.

«—Buenas noches —les saluda Mariana.

No responden porque van distraídos. Entonces, el que va delante tropieza con un asiento y está a punto de caer al suelo.

—Eso pasa por maleducado —añade Mariana sin perder la sonrisa.»

Ya me cae bien esta mujer. Qué ZAS en la boca más grande. Ole.

Chico nuevo. Primer vuelo: No me gusta. No. Es un crio. No lo veo para ella, aunque sé que va a pasar algo. No sé si cambiaré de opinión, pero teniendo en cuenta la cabeza que tengo cuando me emperro con alguien, este me va a caer como me caía David (Los pensamientos de Nina): como el culo.

Leo: … Pero vamos a ver… Esta tía que es, ¿la nueva gigoló de las compañías aéreas o qué? Madre del amor hermoso, no deja títere con cabeza la rubia —y sí, ya sé que para una mujer no se dice gigoló, pero me gusta la palabrita—.

Proposición de Leo: Pero qué me estás contando… Si le ha pedido que se case con él es porque no sabe nada de que se tira a Nacho o le da más bien igual o… Yo que sé. Madre del amor hermoso qué follón se está liando aquí en un momento, y todo en menos de tres capítulos.

«—Me alegro de que las otras cinco personas se hayan quedado por el camino.


—¿Perdona? —le respondí sin entender lo que quería decirme con eso.


—La hipótesis de los seis grados. Sólo se necesitan cinco intermediarios para conectarte a cualquier persona del planeta. Y me alegro de haberte encontrado sin ayuda —me dijo guiñándome a través de los cristales de las gafas Rayban de pasta negra que usa para corregir su miopía.»

Em… Qué manera más tonta de ligar. A mí me dicen eso y lo primero que hago es mirarle raro, luego me giro y me voy. La gente está muy loca…

«Coke dice que le pongo los cuernos, pero yo no lo veo así. Para mí estar con Nacho es algo automático, como respirar. Los seres humanos tenemos nuestras funciones: nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos. Pues, en mi caso, entre ellas, está acostarme con Nacho, por lo que no puede considerarse infidelidad.»

Nena, pero qué milongas me estás contando. Eso es infidelidad, aquí y en Pekín. Que tú lo veas como te convenga es otra cosa. Lo que está claro es que Nacho es tu hombre, no el Leo este, así que te me dejas de tonterías ya, eh.

«—Me encantaría decirte que sí, pero no puedo —digo cerrando la caja. Su rostro palidece y la sonrisa se borra de inmediato.

El camarero, que se dirigía a nuestra mesa con una botella de agua, ha dado media vuelta al oírme, previendo lo que se avecina.»

JAJAJAJAJAJA lo siento, pero es que me he imaginado con una sonrisa dirigiéndose a la mesa y, sin quitar esa sonrisa ni frenar su paso, girar sobre sus pies para irse de ahí. Ha sido sublime ese detalle.

«—¿Sólo estar conmigo? No digas bobadas. No puedes pretender eso con alguien al que sólo ves dos veces al mes. Tiene que haber algo más.


—¿Y sí puedes querer casarte con ella? Es lo mismo. Reconoce que era una locura. Apenas nos conocemos.»

Exacto Leonardo. A este tío se le ha ido la pinza vamos.

Conversación con Coke en el bar de Cancún: Buah, me siento identificada totalmente con Coke. Yo soy esa que dice lo que piensa sobre lo que sea, sobre todo si es una relación, a mis amigos. Si creo que la estás cagando, mejor decírtelo yo a que la cagues más y luego me digas «si lo sabías, por qué no dijiste nada?».

«Sin moverme de mi posición, le doy un bofetón tan fuerte que yo misma me sorprendo.

—Toma —oigo decir a Álvaro, que ya ha vuelto.»

Me he reído tanto que casi me ahogo y no puedo parar de toser. Me ha encantado Álvaro.

«—Pobrecito. ¿Crees qué le habré hecho mucho daño?

—Yo lo que creo es que se merece una disculpa.»

¿Disculpas? Voy a decirlo a lo fino: y un mojón. Lo que se merece es otro guantazo, por idiota.

«—Mi hermano dice que le gustaría saber qué hay debajo de ese top.

Sin levantar la vista del plato sonrío. Este chico es incansable. Me ha hecho gracia porque me parece muy sincero; ya lo fue durante el vuelo y en la piscina.»

Pues a mí lo que me parece es que es un chulo de playa. Me dan una rabia los tíos así… Hugo, no me caes bien. Además, por mucho que se diga que el amor no tiene edad y a pesar de que en muchos casos así sea, en este caso no lo es. Eres mu chico para ella. No me gusta.

«Su hermano mueve la cabeza en un gesto de incredulidad ante lo que está viendo. Sin pensarlo, se levanta y camina hasta nosotros, apoya las manos sobre la mesa y se acerca de forma decidida. Se inclina sobre mí y, sin decir nada, como si estuviésemos solos, me besa.»

Lo que yo estoy pensando ahora no es, ni por asomos, sorpresa, estaba claro que lo haría. Lo que se me pasa por la cabeza es: ¿cómo narices se estarán sintiendo los demás componentes de la mesa de Viola? Porque vamos, yo estoy ahí y me quedaba con la boca abierta a lo «qué cojones… ¿?».

«—Viola, ¿qué has hecho?

—Le he besado.

—Ya lo he visto.

—Entonces, ¿por qué me lo preguntas?

—Porque aún estoy flipando —responde Coke con los ojos abiertos de par en par.»

¡Exacto! Justamente así reaccionaría yo.

Teléfono en el brazo: que se cansará de él. Esta es tonta. Muchacha, si te cansaras de él a la segunda noche, ¡no habría novela!

«Coke, para no variar, no coincide con ninguna de ellas y suele tener la suya: todavía está
noqueado por lo sucedido y no se atreve a llamarme.»

Sí, definitivamente soy Coke. En el de Mandy era Victoria y aquí me agencio a Coke. Decidido: I’m Coke!

«—¿Cómo te has hecho eso?

—Me he caído del monopatín.

No puedo evitar reírme. «¿Tiene un monopatín? No hay duda: es un niño».»

Pues yo no me creo que eso sea de un monopatín, sinceramente.

A ver, si la historia está siendo bonita. Y yo me alegro de que Violeta (que por cierto, con el nombrecito no paro de acordarme de la pava esa de Disney Channel que me pone de los nervios) esté rehaciendo su vida y encuentre a alguien así. Pero es que no, yo ya me he hecho fan de Nachete y no lo termino yo de ver esto.

«Estoy tan alterada que casi me quemo los cabellos. »

Uy, qué fina Bárbara, los cabellos jajaja Me ha sonado muy políticamente correcto no sé por qué.

«Lo que ha pasado no ha hecho que deje de pensar en Hugo. De hecho, estoy deseando repetir.»

Es que no… No consigo entenderlo. Posiblemente porque nunca me haya pasado y puede que si me llega a pasar lo entienda, pero no me entra que te esté gustando un tío pero a la vez estés enamorada de otro y no lo puedas dejar. Es que no.

Tengo un problema con esta novela: me está rallando mucho. Ya no sé si ir por Nacho o por Hugo, igual que está empezando a caerme ligeramente mal Violeta por callárselo y no contarle ni a uno ni a otro lo que pasa. ¿No está con Nacho a lo follamigos? Pues eso implica también amistad. Una cosa es que os lieis con otros y ambos lo sepáis y punto, y otra que te estás enchochando. ¡Coño, pos dilo! Estas cosas de callarse me exasperan.

«Yo creía que Eva nunca le había querido más allá de su cartera y el placer que ésta pudiese provocarle, pero me di cuenta de que estaba equivocada cuando rompió su relación con un hombre estupendo para ella que adoraba a mi sobrino, porque eso significaba dejar de ver a mi hermano.»

EJEM. EJEM. ¿Por qué será que eso me suena? ¿No será porque es lo mismo que te va a pasar a ti porque sigues encoñada? Ya veremos, ya.

«—Vale, lo pensaré. —Corto la conversación porque no puedo soportarlo. Que mi madre me dé consejos sobre sexo me supera.»

Hija de mi vida, pues no tienes reparos en tirarte a un veinteañero y a tu ex a la vez sin que ninguno lo sepa. Tan modosita para unas cosas y tan suelta para otras, chiquilla jajajajaja

 

 

«—Porque no creo que tenga mucho en común con un chico de veintiún años.

Los tres me miran atónitos: mi hermano se atraganta, Eva levanta las cejas y a mi madre casi se le desencaja la mandíbula. Tras un incómodo silencio es esta última la que rompe la tensión para decir:

—Por favor, que no se entere tu padre.»

Esa escena sería muy épica para hacerla en cine. Me he reído tela leyéndola e imaginándola.

He estado a punto de preguntar «¿Y quién coño es Fabrizio?» hasta que me he dado cuenta de que lo explicaba en el siguiente párrafo. Yo y mi desesperación cotilla.

«Si sigue irrumpiendo mi espacio de esa forma nunca conseguiremos rehacer nuestras vidas; pero tampoco le he parado porque hasta ahora no me había molestado. Entonces, ¿por qué lo hace ahora? ¿Por qué podría haber sucedido la otra noche y pillarme con Hugo? Bueno, no tengo que darle explicaciones; es mi casa, estamos separados y es mi vida. Esta reflexión nocturna me deja claro que debemos replantear nuestra relación.»

¡¿Ahora!? ¿Me estás vacilando? A buenas horas, muchacha. Eso es lo que tendrías que haber hecho hace ya mucho tiempo si lo único que hacías con él era tirártelo. Dejar las cosas claras, no marear la perdiz. Que os gusta eh.

Ahora que lo pienso y después de que Hugo le haya dicho que por su aspecto engaña y parece una sin cerebro, lo cierto es que me la he imaginado a lo Ylenia de Gandía Shore durante todo el rato que llevo leyendo: rubia Barbie con extensiones… Hugo tiene razón. Con lo bueno que es ir al natural y lo que favorece a una mujer en el 98% de las veces (no me aventuro a decir el 100 por si me apedrean a comentarios chungos).

Conversación con Hugo en la playa: lo primero es que, gracias al cielo, por fin lo ha soltado; lo segundo es que retiro lo de antes. Es tonta de remate si piensa que Hugo se va a estar quieto.

«—¿Tienes un…?

—Tengo, tengo»

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Me meo. Al menos se ha acordado y no va a tener un disgusto, es todo un avance por su parte.

Primero polvo: pero vamos a ver… Él sí que ha culminad, pero… ¿Y ella? Porque no me lo ha parecido. Lo que me ha parecido es que estaba en plan “a ver si termina para soltarle lo de los amigos como puilla”. Me ha dejado de un frío… Sigo sin ver a Hugo un candidato digno de complacerla. O incluso al revés, no la veo a ella digna de él.

«—¡¿Te lo has tirado sobre el capó del coche?!

Una señora entrada en los cincuenta sentada junto al pasillo, sin poder evitarlo, deja a un lado la revista que hasta ese momento acaparaba toda su atención y alza la vista interesada. »

JAJAJAJAJAJAJA Hostras qué bueno, no puedo parar de reírme al imaginarme eso jajajajajaja

Y si no con esto, la madre que trajo a la mujer jajajaja

«—Su compañero tiene razón —interrumpe la pasajera—. A mí también me ha
parecido muy sexy.»

Bromas de los azafatos: qué mamones. Me encanta, pero qué mamones. Angélicos los pasajeros que nos lo tragamos todo, si es que somos tontos.

«La expresión de mi ex es de sorpresa mezclada con incredulidad; por otro lado, la de mi chico muestra que está algo más que molesto»

O sea, ¿me dices que no es nada serio pero le llamas «mi chico»? Algo no me cuadra, guapa.

«—No vas a volver con él, ¿verdad? —repite, y ahora parece un niño asustado. De repente, ha perdido toda la seguridad que aparentaba cuando llegó.

—No —le respondo simulando calma a pesar de que me encuentro atrapada entre él y la pared y no sé cuáles son sus intenciones. Eso me da miedo.»

Sí, después se lían, pero es que esto es confirmarme que no pegan ni con cola. A ella le va a tocar hacer de madre porque es un crío. No lo veo, lo siento pero no lo veo.

Voy por la página 81 y no comento nada porque sigo pensando lo mismo que he dicho hace nada: es un crío para ella. Cada vez me queda más claro.

«—¿Ves? Éste es el beso de despedida —añado.

—Te equivocas. Éste es el primero de un millón de besos.»

Buah, confirmación de que se queda con Hugo. Al menos es lo que me parece. No me mola, pero es que Nacho tampoco. Esta se tiene que quedar sola para descubrirse y ya, si eso, cuando el Hugo crezca una mijilla más, entonces vale. Pero es mu crio todavía para ella.

PELEAS: Ole, OLE. Peleas con bofetones. ¡¡Me encanta!! ¡Por fin algo de acción joer! Ya era hora de que le diera un guantazo al niño este. Y si no a la Señora SSSelosa esa. Se ha merecido la hostia que le ha dado. Ole su papo.

Pelea Nacho vs Hugo. Perdón. Nacho a secas dándole dos hostias a Hugo: OLE. Cada vez me cae mejor el bombero, y eso que no soy muy partidaria de arreglar las cosas a hostias, pero solo porque Hugo estuviera como si nada con lo chunga que estaba ella, que le den. Se las merecía.

«Si hubiese tenido suerte, tal vez podría haber sido una de ellas. Pero se enamoró y, aunque ganó otras cosas, lo perdió todo.»

Gran enseñanza de vida… El amor puede dártelo todo o quitártelo todo, es un arma de doble filo con la que tienes que tener MUCHO cuidado.

«—Es fácil. El simple hecho de despertarme a su lado hace que todo valga la pena.

¡Ahí está! Es tan simple como eso. Algo tan sencillo como despertar al lado de alguien y que todo sea diferente al hacerlo.

—¡Qué bonito! ¿Le quieres?

—Claro. Igual que tú a Nacho, pero te empeñas en no verlo.»

Eso en mi casa se llama doble ZAS: uno por lo de despertar a su lado y otro porque le quiere pero no lo reconoce. OLE EVA. Con dos ovarios bien puestos.

Reconciliación: esta tía es tonta eh. Nada, que últimamente todas las protagonistas que me encuentro son así, tontas. La hostia te la tendría que haber dado yo a ti.

«Suena This love de Maroon 5 y me da un subidón de adrenalina»

Joder con el Adam Levine, que les ha dado a todas por usarlo en sus novelas. Es bastante gracioso que me queje porque me encanta, pero es que es así jajajajaja

 

 

Discusión con Nacho: lo que digo siempre y lo que tengo que repetir en cada comentario: JODEOS. Por no hablar las cosas eh, qué rabia me da, con lo fácil que es hablar las cosas, aunque duelan.

«—Quien tiene que cambiar de opinión eres tú; si no, ya sabes, te coges el avión
de vuelta o te vas al hotel a pegarte cabezazos contra la pared.»

Le acabo de decir a mi madre que la protagonista del libro ha dicho una frase muy de ella, se la he leído y nos hemos tirado riendo un buen rato.

«No puedo explicar por qué, pero sentía que no estaba jugando limpio con ninguno.»

Yo sí, llevo diciéndolo desde que empecé a escribir estos comentarios.

Ruptura con Hugo: por fin, alguien maduro en este lío. Menos mal que la señorita ha sentado la cabeza, espero que no la cague más.

Se acaba de volver a acostar con él, esta tía no es tonta, es gilipollas. ¿Tu ex, del que estás enamorada, te dice que lo va a intentar y tú no tardas ni dos días en volver a tirarte a ese niñato? Cada vez me cae peor la Violeta esta.

No escribo porque ahora me he enganchado con el tira y afloja con Nacho. Gracias a dios la pava ha terminado definitivamente con Hugo (mentira, ha terminado él diciéndole que no vaya más, es que es tonta). A ver qué pasa, aunque parece estar medio claro, pero ahora sí que me resulta interesante…

FIN: mi reacción, literalmente, ha sido… «¿Y ya está?». No me parece un mal final pero me ha resultado muuuy abierto teniendo en cuenta todo lo que ha pasado. Ha sido raro, como que le ha faltado algo para ser redondo. Los últimos capítulos han sido precioso, a pesar de que he pasado más tiempo en el pasado que en el presente, pero el final queda muy en el aire. Me falta algo con lo que decir «joder, qué bonito». Me he quedado un tanto pillada la verdad jajajaja


Como ya me dijo Bárbara (a la que agradezco de corazón que me haya mandado sus novelas), esta novela o la amas o la odias. Pues hija, yo he sido la excepción, porque la he amado y la he odiado casi a partes iguales. Hay cosas que me han enamorado y cosas que no he visto ni lógicas. Eso sí, me ha enganchado hasta el punto de que son las dos y cuarto de la mañana y no me he decidido a dormir hasta no terminarla. Con eso, esta novela ya tiene un mini punto a su favor.


Bueno chicos, nada más por mi parte. En la próxima entrada más y mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s