Blogueros vs Autores. Lucha encarnizada por la supervivencia

Siendo auto-publicada (novel, para más inri) me he visto en la obligación de tener que promocionar mi obra yo misma, por lo que he intentado empaparme lo mejor que he podido del marketing que se rige actualmente en esta sociedad nuestra. Una, que no la única, de las formas de promoción más activas en estos últimos años han sido las reseñas en blogs literarios o a través de canales como YouTube.

Ahora bien: ¿se ha llegado a sobreexplotar este tipo de publicidad, en la mayoría de los casos, gratuita? ¿Tienen los blogueros que aceptar sí o sí cuando un autor se pone en contacto con ellos para que realicen una reseña de su obra? Yo veo una respuesta clara y contundente: NO.

Antes de que muchos me lapiden, expondré mis razones, pros y contras sobre este boom literario que no hace más que pasar factura para ambos bandos.

Para que entendáis mi forma de verlo, debéis estar al tanto de que yo soy tanto autora, como bloguera cultural (es decir, no solo ofrecemos reseñas en la página web, sino también entrevistas y recomendaciones culturales). Por ello, me veo en la posibilidad de ver los dos puntos de vista y opinar sobre algo que, actualmente, puedo decir que sé de primera mano.

Para empezar, veamos el punto de vista del reseñador, esa persona ávida de lectura que tiene la necesidad de compartir con los demás sus opiniones acerca de un libro que ha querido leer. Este punto es muy importante: las personas que dan su punto de vista sobre un libro lo hacen porque QUIEREN leer esa obra. En cuanto un reseñador se ve en la obligación de leerlo, aún sin gustarle el género literario, bajo mi humilde punto de vista, pierde totalmente la gracia que le hizo abrir el blog en primera instancia.

no puedes, como autor, obligar a una persona a leer tu obra si no le interesa; al igual que tampoco puedes pretender que su opinión sea de tu agrado o positiva, porque puede perfectamente leerlo porque quiere y, después, no gustarle lo que ha visto. Es totalmente normal tener variedad en gustos y una novela es imposible (no, no exagero) que le guste absolutamente a todo el mundo. Puedes tener miles de buenas críticas, pero siempre habrá alguien a quien no le guste y no por ello debemos atacar a dicha persona como si de un caníbal se tratase.

Todo el conjunto que acabo de comentar me lleva al siguiente punto: reseñas del tipo «este libro es una mierda/truño/algo incomible». Creo que todos estamos de acuerdo, después de lo detallado, que las opiniones son variadas; esto no quiere decir que debas insultar a un autor o a su obra simplemente porque no te haya gustado, igual que un autor no debe usar ese tipo de lenguaje hacia ti porque no te guste su libro.

Se pueden hacer, perfectamente, reseñas constructivas negativas; esto es: dar tu opinión incluyendo argumentos válidos y sólidos sobre las razones por las que no te ha gustado la historia, personajes, ambientación, etc. Si no te gusta que critiquen tu blog de malas maneras, no critiques tú obras en las que la gente ha puesto su esfuerzo, dedicación y tiempo con esas mismas malas formas. Respeto y educación, no se pide más.

Al igual que un bloguero no tiene por qué hacer una reseña positiva de un libro que no le ha gustado, también está en todo su derecho de no realizar una crítica de una novela que ha llegado a través de una petición por la red social, o correo electrónico, que sea. Por regla general (porque aquí no comentamos a los profesionales de las críticas literarias, eso es un mundo completamente a parte y distinto de los particulares), una persona que lleva un blog literario lo hace porque le apetece, sin ánimo de lucro, por lo que es libre de rechazar una propuesta si así gusta. Eso sí, y repito porque esto es importante, siempre con respeto mutuo.

Creo que podemos pasar a la perspectiva de los autores tras haberme extendido en lo que viene siendo la blogosfera.

Como dije anteriormente, un de las formas de promoción que más empleamos en estos años han sido ponernos en contacto con estas personas para que lean nuestra obra y comenten qué les ha parecido.

Desde mi experiencia personal, he intentado ser lo más respetuosa posible con todos los blogueros con los que he contactado y he leído varias entradas del mismo. Esto es importante: si quieres que alguien te reseñe, primero fíjate en si la forma en la que esa persona opina es de tu agrado o no. Lo que no puede ser es que yo le pida una reseña a un bloguero que no me he molestado en mirar y que, después, lo ponga a parir porque no me guste lo que ha escrito cuando la presentación de sus entradas siempre es el mismo. ERROR.

Por otra parte, he leído en un blog bastante famoso, que no aceptaba estas propuestas por las malas formas que los autores tenían de ponerse en contacto con él. Estoy completamente de acuerdo con su punto de vista, y lo estaba hasta que me he topado con un comentario que comentaba algo del estilo de «dejo de seguir a un autor porque hace promoción de su propia obra por X red social» (no era exactamente así, pero esa era la esencia del comentario). Permitidme que os diga algo al respecto: ¿por qué?

Como ya he dicho, los auto-publicados no tenemos más remedio que promocionarnos nosotros mismos. Estás en todo tu derecho de vetar las reseñas pedidas a través de mensajes cuando los autores no te respetan, pero también es cierto que tú debes respetarles a ellos si deciden publicitar su novela en la plataforma que sea, dentro de un perfil enteramente suyo. Algo muy distinto es el spam (publicidad que se hace a través de mensajes privados, correos electrónicos o páginas webs de forma masiva, molesta en muchas ocasiones), pero no veo nada de malo en que publicitemos nuestra obra las veces que queramos en la plataforma que nos convenga.

Otra de las causas de mayor conflicto entre ambos bandos es el hecho de que los autores regalen o no sus obras literarias al bloguero en cuestión. Vamos a ver… ¿Por qué yo, como autora, estoy en la obligación de dar mi obra de forma gratuita? Tú, reseñador, no sabes nada de mi vida privada y mucho menos de la económica, por lo que no veo lícito que me taches de tacaña o insolente por pedir una reseña sin dar mi manuscrito a cambio. Yo elijo a las personas a las que quiero entregar mi obra y la forma en la que quiero hacerla. Si no realizo esta acción, mis motivos tendré, y lo mismo que yo no te pido que hagas una reseña positiva (porque me encanta la sinceridad en mis lectores y me gusta saber si he hecho algo mal), tú no tienes por qué exigirme a mí que te ceda mi novela en formato físico, digital o cual sea.

Yo, por el momento —y bien lo saben aquellos a los que les he pedido una reseña, porque sí, lo he hecho—, siempre he ofrecido mi obra a quien he creído oportuno y no me he negado a ello; pero si quisiera, podría hacerlo perfectamente porque es mi trabajo, es mi dinero el que se va en esa obra y es mi decisión como su autora y la que tiene los derechos, pagados en una tasa del estado, de la misma.

Si eres reseñador y no te puedes permitir la obra —que te ha interesado y quieres leer y reseñar—, los autores estamos encantados de recibir tu caso y ver si existe la posibilidad de realizar una colaboración, una venta rebajada o un regalo por nuestra parte; todo esto, bajo conversación previa y sin que tengas que exigirnos absolutamente nada, al igual que nosotros no tenemos el derecho alguno de exigir que tú nos hagas una crítica de nuestro libro si no quieres hacerlo.

En todo lo que he dicho hay excepciones (tanto por parte de los blogueros que no están de acuerdo y que creen tener derechos sobre la persona del autor, como viceversa y en las mismas proporciones), pero todo en esta vida es así: nada es o blanco puro o negro zaíno; en la variedad está el gusto y tenemos que aprender a respetar las opiniones de los demás siempre que sean educadas y argumentadas.

¿Por qué ese odio continuo entre autores y reseñadores? ¿Por qué no se pueden respetar unos a otros, opinando de forma coherente y manteniendo una conversación en la que no se llegue a insultar?

La sociedad tiene un serio problema de intolerancia que debeos erradicar, empezando por nuestra propia persona. Si quieres reseñar, reseña lo que te gusta, cuándo y cómo te guste de forma educada. Si quieres promocionar tu novela, hazlo dónde y cómo quieras respetando a los demás autores y a los lectores.

Nada más por mi parte, me he desahogado a gusto con este tema que llevamos mucho tiempo soportando unos y otros. Espero que os haya gustado, que opinéis de forma ordenada, con respeto y educación, y veros en más y mejores entradas.

Recordad: que vuestro camino sea certero 😉 .

Anuncios

Un comentario en “Blogueros vs Autores. Lucha encarnizada por la supervivencia

  1. Bueno, estoy de acuerdo contigo, en parte, pero nosotras la auto editadas, por el motivo de no tener apoyo, esta reseña puede ayudarte a que conozca tu obra, aunque tenga que regalar el manuscrito. Yo he llegado a pensar ya que no puedo promocionarme, tanto como quisiera, he pensado regalar o ponerlos gratis en Amazon. no sé puede opinar de esta cuestión, cuando las dos parte tienen razón, gracias por tu reflexión…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s